La cura del bienestar

Publicado por PGA en LCQNHF | 26/03/2017

Gore Verbinski vuelve al terror después de su visión de The Ring y lo hace con bastante libertad creativa y de presupuestoLa cura del bienestar (A cure for wellnessLa cura siniestra en Latinoamérica) supone un regreso al género tras varios años dedicado a las películas de aventura ligeras, con la trilogía original de Piratas del Caribe,  El llanero solitario o la malograda cinta de animación Rango.  Si bien es un giro de timón, Verbinski deja entrever su afición por la aventura en una cinta que es muchas cosas y será memorable en pocas.

La novedad es cosa del pasado

He visto La cura del bienestar pensando todo el rato en las películas que la han hecho posible. Es un film que, curiosamente, logra ser sólido en su propuesta y a la vez recordar a mil obras anteriores, fílmicas y literarias, en una combinación que por momentos parece imposible. Desde los aires del Shutter Island de Scorsese hasta la concepción de personajes con soplos de Bram Stoker, pasando por ambientes de Allan Poe y un pretendido eco a la geometría de Kubrick y la sordidez de Hooper. Pastiche de horror, thriller psicológico, terror atmosférico y un (difícilmente encajable) sentido de la aventura forman un cuadro que, si bien no acaba de sorprender en nada de lo que propone, no se puede decir que no funcione.

La película logra angustiar, dar un par de sustos bien justificados y preparados a fuego lento, según los cánones del cine de terror clásico; logra transmitir cierta sensación de encierro y mantener el hilo del suspense a lo largo de un guión que avanza a trompicones pero que de alguna manera logra parecer fluido. Es, en lineas generales, predecible. Pero puede no llegar a importar por su habilidad para focalizar la atención del espectador en ciertos temas recurrentes y hábilmente conectados, desviando la atención de un arco argumental no demasiado complejo que sirve como hilo a una serie de secuencias que son la verdadera esencia de la película. Verbinski apuesta por la fuerza de estas secuencias, en el sentido más estricto de las horror movies al dar un contexto y una razón al viaje, pero sin darle mayor importancia al destino. Y funciona durante la película pero se estrella en ser recordable.

Por los ojos

El hipnotismo visual que desarrolla Verbinski es un agradable paso adelante respecto a su obra anterior. Tiene una simbología visual sencilla pero bien estructurada, suficiente para trazar algunos paralelismos que nos permitan deducir las conexiones lógicas de la trama sin necesidad de anticlimánticos diálogos. No se puede decir lo mismo de la música, que comienza de forma soberbia creando una atmósfera e interés notables para deshincharse al descubrirse que es un truco más para crear confusión. No está bien empleada a pesar de tener calidad compositiva,  porque a nivel narrativo no aporta más que una confusión innecesaria: bastaba con utilizar ciertos temas solamente en las escenas en que tuviera sentido para evitar esto. Pero se impone el sentido de la estética.

Estética que, por otra parte, es adecuada y apreciable por sí sola. Una pena que no sea motivo suficiente para hacer de La cura del bienestar la película que podría haber sido. Porque tiene buenas interpretaciones, un diseño de producción magnífico (para mí, de lo mejor en lo que llevamos de año), un buen uso de elementos del suspense clásicos como los handicaps físicos o el sentido del ritmo, una mitología propia (espera, ¿propia?) bien construida y un conjunto que sabe hacer disfrutar del camino pero condenada a morir al hacer balance. Por tanto, no es que la estética sea lo único, es que es lo más destacable. Porque las herramientas como narrador de Verbisnki no tardan en mostrar sus cartas y a partir de ahí el quizás alargado camino se vuelve más anodino, sin llegar a ser tortuoso.

la cura del bienestar pga cine critica review analisis la cura siniestra a cure for wellness

Puede que la vea otra vez. Será dentro de algún tiempo. Para quien quiera pasar un buen rato en el cine no es una mala opción, pero con una cantidad tan grande de prometedores estrenos de terror como la que se avecina, quizás seria más rentable tirar de filmoteca mientras hacemos tiempo. Porque, aunque sea un conjunto único, no hay nada en La cura del bienestar que no hubiéramos visto antes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s